Visitar Cataluña en miniatura.

Sí queremos hacer un recorrido por los principales lugares de interés de la comunidad catalana y no tenemos tiempo para visitarlos en el lugar donde se encuentran podemos optar por acercarnos a una localidad cercana a la ciudad de Barcelona, concretamente en Torrelles De Llobregat, que se encuentra a 17 kilómetros de la ciudad condal. Este parque temático se inauguro en 1983, no es el único que existe en Europa, hay 14 más pero sí que es el más grande de los que existen hoy en día. La idea surgió del parqué Holandés que sirvió de inspiración para reunir los mejores lugares de la comunidad catalana en una misma superficie.

 

En este lugar existe un recorrido llamado Cataluña en miniatura donde podemos encontrar todos los lugares típicos de está comunidad autónoma. El recorrido se puede realizar en una hora y media más o menos. Este lugar está abierto durante todo el año, en función de la estación tendrá unos horarios u otros, aspecto que deberemos de mirar antes de acudir a visitarlo.

Cataluña en miniatura esta preparado para todos los públicos, tiene una zona infantil donde los niños pueden disfrutar de juegos y compartir un espacio lúdico con otros niños/as. Es accesible, por lo que las personas que presenten una discapacidad podrán realizar el recorrido sin ninguna dificultad. También existe una zona de picnic para descansar o comer.

En este lugar podemos encontrar los sitios más característicos de Cataluña, por ejemplo las obras realizadas por el genial Gaudi, como la Sagrada Familia, la Cripta Güell, el Castillo de Batlló, el Parque Güell, otras zonas características sería el Puerto Deportivo de Sitges, el Pabellón Blaugrana, el Camp Nou, la catedral de Gerona, el Monasterio de Ripoll. Todas las maquetas están realizadas en escala 1:25 y otras en 1:33. Las maquetas construidas a 1:33 son las que pertenecen a la capital de Barcelona y el resto a 1:25. Todas las maquetas tienen un cartel donde se indica el nombre del monumento, estilo arquitectónico, lugar donde se encuentra  y algún dato de interés. Todo el trayecto esta señalizado, y se puede seguir el camino que se marca al principio del recorrido. En el caso de que nos cansemos o vayamos con niños y no quieran andar más, tenemos la posibilidad de coger el tren que recorre el lugar.

Podemos acercarnos en cualquier lugar del año independientemente de cual sea nuestro plan de vacaciones, incluso en verano sí el día esta nublado o simplemente no nos apetece ir a la playa podemos acercarnos a este lugar porque disfrutaremos  de este parque temático.

<iframe width=”420″ height=”315″ src=”http://www.youtube.com/embed/DoemarksjC8″ frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>

Estatua de la Libertad

Se han cumplido ya 125 años desde que fue creada en el año 1886 en Francia la Estatua de la Libertad. Su diseñador fue Frederick Auguste Bertholdi. El país francés le regalo esta estatua en conmemoración de los 100 de la independencia del país que se cumplieron en 1876.

Para visitar esta estatua la forma más económica de hacerlo es comprando una tarjeta que nos permitirá visitar los principales lugares de Nueva York como es el Museo Guggenheim, el Museo de Cera, el Museo de Historia Natural, MOMA, e Museo de Broklyn…

Para poder visitar este Monumento Nacional es necesario coger el ferry, para ello deberemos madrugar para que nos de tiempo haber la estatua la Isla Ellis y la Isla de la Libertad. Salen dos ferry uno desde Nueva York localizado en Battery Park en Manhattan y el otro se encuentra en Nueva Jersey. Estos ferrys se pueden coger cualquier día del año salvo uno el día 25 de diciembre. Los precios varían en función de la edad, la de los adulto es más cara que la de los niños. Para poder coger el ferry y que no se nos pase la hora que solo es necesario madrugar, ya que se forman unas colas considerables y a partir de las 15:30 es posible que podamos subir al ferry pero que no podamos entrar en la base de la Estatua de la Libertad ni tampoco podamos entrar en el Museo de la Inmigración.

Una vez que hemos cogido el ferry nos llevará hasta la Isla de la Libertad que es donde se encuentra la Estatua y verla desde abajo, los 46 metros que mide impresiona. No se puede entrar por dentro pero sí en su base donde se encuentra el observatorio y desde el cual podremos observar la estructura interna de este monumento. La entrada a la base de la estatua no la cobrar a mayores pero deberemos solicitarla cuando cojamos el ferry ya que las entradas están limitadas en personas y en tiempos.

De la isla de la Libertad nos llevarán a la Isla de Ellis donde podremos ver el museo de la Inmigración, este lugar cuenta la historia de la isla, hubo un tiempo en el que la Isla Ellis estaba localizada como el sitio donde llegaban las personas extranjeras provenientes de diferentes lugares del mundo con el propósito de alcanzar el sueño americano.

Por último si nos hemos liado viendo cosas y llegamos tarde tenemos la opción de coger el Ferry Isla Staten este es gratuito si coge a pocos metros de los anteriores y nos da un paseo de una hora y podemos ver la Estatua de la Libertad