El señor Z, o de por qué no quiero envejecer en España

Sin-título-113-500x288.jpg

Iba  escribir un artículo sobre las delicias de pasar unas vacaciones en Madagascar. Pero, si mis pobres escritos pueden influir en alguien, los malgaches van a tener que reservar su hermosa isla unos cuantos días más… O reacomodarla para recibir jubilados.

Porque la recomendación es que, cuando seamos mayores, cuando no podamos ya blandir un arma, no nos cojan vivos en España. Al menos en mi caso no lo harán: cuando no pueda manejar las palabras, que son mi arma, o levantar sin que me tiemble el pulso un AK 47, me voy a donde sea. Pero a mí no me cogen vivo en esta casa de lenocinio.

Veamos por qué cuento ahora que quiero pasar mi senectud en Suecia, Turquía o Burkina Fasso, pero en ningún caso en este país que está lleno de buenos vasallos su hubieran buenos señores.

Una historia real y habitual

La historia es tan real que acabo de vivirla ahora mismo. Y en caliente, como en una pajarraca callejera, saco a pasear la faca –ya he dicho que mi arma son las palabras, de modo que tómese esa navaja por una metáfora, que todo hay que aclararlo- y al que no se aparte, lo destripo: amigo o enemigo, y que Dios elija a los suyos.

Los protagonistas son dos: como a la gente honrada hay que protegerla en su intimidad, como Señor X ya está ocupado y Señor Y suena muy… copulativo,  la parte honrada de la historia se va a llamar Señor Z, que suena así como a peli de James Bond, pero no tengo ganas de tirar de abecedario hasta que dé con la letra que me guste.

Choricejos con pimentón robado

Sin embargo, a la parte de los sinvergüenzas y del cinismo encarnado, a la de los chorizos amparados por la ley sí debe descubrírsela, de modo que la otra es la que encarna Francisco Rodríguez Domínguez, doctor (eso dice su título) presidente del tribunal que se encarga de conceder o denegar grados de minusvalía en Ciudad Real.

El caso es que el Señor Z, tras una lesión en su trabajo de albañil, hace ya años, subsiste con una ayuda ridícula de 380 euros y haciendo trabajos agrícolas. Pero se le ha declarado una artrosis, de modo que apenas puede mover ya los brazos. Por tal motivo, y tras casi 50 años cotizando al erario público, ha solicitado un retiro total con la ya bien ganada jubilación.

Un número… y bajito

Tras, digamos, pasar el examen médico, la respuesta, llegada por vía postal –al menos han tenido la vergüenza de no decírselo a la cara- es que el grado de discapacidad es del diez por ciento y que el Señor Z se meta el orgullo por allí por donde amargan los pepinos y recurra a los servicios sociales de su pueblo.

Se ve el dinero es más necesario para pagarle retiros dorados a banqueros que han actuado negligentemente, cuando no estafado, sin más, a clientes de toda la vida que confiaban ciegamente en ellos. Se ve que es más importante que un sinvergüenza de medio pelo, dedicado a enseñar una chapita con las siglas de un partido político, sin mayores preocupaciones ni esfuerzos, se lleve, calentitos, sesenta mil euros al año. Más dietas. Más comisiones.

¡Vive Dios que no me cogeréis vivo!

Es por eso por lo que ya estoy mirando un pisito en Addis Abeba, al menos si allí sufro alguna acción dictatorial y sin sentido sabré que es porque me he retirado a un lugar en el que impera la corrupción y no se molestan en ser tan cínicos como para esconderlo.

Lo dicho, llegados a una edad o a un estado físico, en esta raída piel de toro, los que mandan sólo te dejan dos opciones: el billete de avión o la escopeta cargada con postas loberas. Y, con lo que vamos a ganar, el avión va a ser demasiado caro.

Papeles necesarios para viajar al extranjero con un bebé

Irse de vacaciones al extranjero supone tener que informarse sobre la documentación que se necesita para poder entrar y salir del país, pero no solo para los adultos sino que también para los niños. Cada país podrá hacer unos requerimientos en tema de papeleos pero hay algunos que son comunes a todos.

Papeles a incluir en la maleta.

D.N.I. y Pasaporte

El D.N.I es un documento imprescindible para viajar por los diferentes países que componen la Unión Europea entre ellos están ( Italia, POrtugal, Grecia, Francia, Alemanía, Países Bajos, Austria, Bélgica, Bulgaría…). Para solicitar el D.N.I se debe presentar un certificado de nacimiento, una fotografía tamaño carnet, el libro de familia, el D.N.I de los padres y el volante de empadronamiento. Con toda esta documentación se acudirá a la comisaria solicitando una cita previa.

El Pasaporte es un documento a través del cual se podrá entrar en cualquier país del mundo sin necesidad del D.N.I, en algunos países además del pasaporte es necesario presentar un visado de turista. Los países en los cuales es obligatorio acudir con un visado de turista nos los dirán en la comisaria donde se acuda a sacar el pasaporte o en el consulado. Para tramitar este documento  se necesitan los mismos papeles que con el D.N.I excepto el certificado de nacimiento sí se da el caso que posee D.N.I sino será necesario presentarlo. Se puede proceder a solicitar un pasaporte de tipo especial con una vigencia de 3 a 6 meses cuando no de tiempo a tramitar el ordinario.

Libro de Familia

Este documento servirá para obtener el D.N.I y el Pasaporte, pero no pasa nada por incluirlo en la maleta, en algunas ocasiones puede ser útil llevarlo encima.

Autorizaciones Especiales.

Si el bebe o menor se encuentra en acogida parcial o total será necesario llevar una autorización que acredite que ese menor puede viajar con la persona acogedora.

En el caso de niños cuyos padres están divorciados, la autorización también será necesaria, ésta será firmada por el progenitor que no acude al viaje, para evitar confusiones y malos entendidos.

La autorización debe incluir fechas a quien autoriza y el lugar donde se va  a desarrollar el viaje.

Tarjeta Sanitaria Internacional.

Este papel es muy importante, aunque en muchos países no es obligatorio es bastante recomendable llevarla en la maleta por lo que pueda suceder durante el transcurso del viaje. Esta tarjeta sanitaria es válida durante un año y se puede obtener a través de las oficinas de la Seguridad Social o en la web de dicho organismo.

 

Hay países que es necesario llevar algunas vacuna previas además de las obligatorias de la edad, para ello se acudirá a informarse a una oficina del Ministerio de Sanidad o en su web.

 

Trabajar en el extranjero

Muchas personas, cuando llegan las vacaciones, se plantean aprovechar el verano para ir al extranjero y trabajar y así aprender o mejorar el idioma del país al que van.

Lo primero que debemos establecer es a qué lugar queremos ir. Esto va a depender de los conocimientos sobre el idioma que tengamos. Cuanto mejor nos manejemos en el idioma, más posibilidades de encontrar trabajo especializado, si tenemos conocimientos básicos serán trabajos de poca cualificación en el que no tendremos contacto con la gente, como por ejemplo haciendo camas en un hotel. 

El tiempo es un factor importante en nuestra búsqueda. No es lo mismo ir dos semanas que ir tres meses. En función de la duración tendremos más o menos opciones de encontrar un puesto de trabajo. A más tiempo más oportunidades se nos presentarán. 

Recabar información sobre el lugar.

Antes de ir, es necesario saber dónde me voy a alojar. Una posibilidad es estar los primeros días en un albergue y luego ver qué posibilidades hay de alquilar una habitación. También es necesario saber dónde está el aeropuerto o la estación de tren del lugar donde nos vamos a hospedar y del lugar del trabajo. Si acudimos a ese país a la aventura porque en España no hemos encontrado trabajo, deberemos profundizar sobre la información del mercado laboral, qué mano de obra buscan, qué sectores son los que más paro tienen etc. 

En qué lugares puedo buscar empleo.

La principal vía de búsqueda pueden ser las webs de empleo del país a donde queremos ir a trabajar, en estas páginas podemos apuntarnos directamente a las ofertas que anuncian.

Red Eures: Es una base de datos de empleo que conecta a 18 países de Europa, entre los que están: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Irlanda, Noruega, Reino Unido, Portugal y Países Bajos entre otros. En esta página existen una serie de profesionales a los cuales podemos consultar la forma en que debemos dirigirnos a las empresas, legislación, alojamiento, impuestos, tipos de contrato, y toda aquella información relevante sobre el empleo y el país que hemos elegido.

Agencias Especializadas. Estas entidades tienen como labor gestionar a jóvenes el empleo en el extranjero. A veces en esas estancias, tenemos tiempo libre para seguir formándonos y estas agencias se encargan también de gestionarnos cursos sobre el idioma del país.

Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales a través de su web mtas.es y dentro del apartado Migraciones podemos ver diferentes ofertas que se anuncian de países extranjeros. En ese mismo apartado nos podemos inscribir en la Base de Datos de Demandantes de empleo en el Exterior (Rede) aquí nos mantendrán informados sobre las nuevas ofertas de empleo que vayan saliendo.