Escapada por Londres o por París

Seguro que cuando pensamos en nuestro lugar favorito del mundo, las respuestas serán muy variadas, tantas como personas hay en el mundo. Dos de esas ciudades son Londres y París. La capital francesa tiene el honor de ser una de las ciudades más hermosas, mágicas y visitadas de todo el mundo. Y eso no es una mera casualidad ya que cuenta con un gran número de lugares turísticos y de actividades que harán que nuestro viaje sea sencillamente inolvidable.

Vuelos low cost, equipaje ligero, alojamientos compartidos

Lo primero que tenemos que tener en cuenta para viajar a parís sin gastar demasiado dinero es elegir vuelos en compañías low cost como Ryanair o Vueling. Además,para ahorrar más dinero, lo ideal es flexibilidad en nuestras fechas ya que podremos encontrar ofertas mucho mayores. Evita los fines de semana, ya que serán mucho más caros.

En cuanto al equipaje, para evitar que aumente el coste de nuestro vuelo low cost, lo ideal es llevar una maleta pequeña como equipaje de mano, y meter lo imprescindible para sobrevivir durante los días en los que estemos en parís.

También debemos tener en cuenta aspectos tan importantes como el alojamiento o la comida. En lo referente al alojamiento, siempre que podamos debemos decantarnos por albergues en los que podamos tener alojamiento y desayuno por muy poco dinero. En cuanto a la comida, aunque es cierto que parís suele resultar bastante caro, siempre tenemos la opción de ir a una hamburguesería o comer comida turca o china, e incluso ir a un supermercado y hacer un picnic improvisado en la ciudad.

Por ultimo tenemos el transporte, que para conseguir ahorrar todo lo posible podemos confiar en los bonos de transporte público que tenemos disponible.

Cosas que ver en París

Quizás, cuando pensamos en París, la primera imagen que se nos viene a la cabeza sea la de la Torre Eiffel. Esta torre de hierro de cientos de metros de altura se ha convertido en uno de los emblemas indiscutibles de la ciudad desde el primer momento en el que Gustave Eiffel la construyó y la donó a la ciudad con motivo de la Expo. Las vistas desde lo más alto de la torre, su iluminación nocturna o el hermoso y mágico espacio que le rodea la han convertido en una de las zonas más visitadas de París.

Pero la Torre Eiffel no es el único lugar con el que cuenta la ciudad de la luz. Imprescindible es también hacer una parada en el museo del Louvre, donde se encuentran algunas de las obras más famosas del mundo, como la misteriosa Gioconda de Leonardo Da Vinci.

Y siguiendo con nuestro recorrido turístico, otro de los lugares imprescindibles de la capital francesa es la majestuosa catedral de Notre Dame, símbolo de numerosas historias y leyendas.

No podemos olvidarnos tampoco de otros lugares como el famoso Mouling Rouge, dar un paseo por los campos Elíseos o navegar a lo largo del río Sena.

Londres, entre la tradición y la modernidad

Planificar unas vacaciones es una de las mejores cosas que podemos hacer. De hecho, es una de las cosas que realizamos con mayor entusiasmo y mayor alegría ya que supone que tendremos unos días de vacaciones para viajar al lugar del mundo que queramos ver y disfrutar en nuestro lugar de destino de nuevas experiencias y oportunidades.

Una de las ciudades más visitadas del mundo es Londres. Es uno de los destinos vacacionales por excelencia, sobre todo para los europeos, que ven en Londres la ciudad perfecta al mezclar lo mejor de las tradiciones más antiguas y centenarias y antiguas, como son la elegancia, la puntualidad y las mejores tradiciones británicas, con lo más moderno al incluir la más alta tecnología en sus lugares turísticos, de modo que podremos disfrutar como nunca de cada una de las atracciones.

La realeza del palacio de Buckingham vs London Eye

El Londres más tradicional y británico es el que podemos encontrar durante nuestra visita turística a aquellos lugares emblemáticos que guardan algún tipo de significado tradicional. Ejemplo de ello son los palacios de Buckingham y el palacio de Keshington. Ambos son residencias oficiales de la familia real británica, lo que es un símbolo de la tradición y de siglos de historia británica. Otro símbolo de la siempre estirada y protocolaria familia real británica es la famosa torre de Londres, que ha dejado de un lado su pasado más terrorífico para convertirse en el lugar donde se guardan las joyas de la corona británica.

Dentro del Londres más tradicional, también podemos visitar algunos de sus lugares más históricos como el Parlamento, donde destaca el Big Ben, o el famoso puente de Londres, el Tower Bridge, construido hace más de dos siglos y que posee una gran historia, famoso también por algunas leyendas urbanas.

En cuanto a edificios religiosos londinenses que podemos visitar durante nuestra estancia en la capital de Reino Unido encontramos sobre todo la abadía de Westminster, lugar donde ha tenido lugar un gran número de celebraciones oficiales como las bodas reales. También destaca la catedral de San Pablo, considerada la segunda catedral cristiana más grande del mundo solo por detrás de la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

Y si lo que buscamos es un Londres más moderno, no hay mejor símbolo que el London Eye, la famosa noria inaugurada en el año 2000 para dar la bienvenida al nuevo milenio y desde donde podremos disfrutar de algunas de las mejores vistas de la ciudad.

 

El recuerdo de la suma estupidez humana

Berlinermauer-400x288.jpg

De vez en cuando, ¿por qué no? Me gusta soñar, dejarme imbuir de lo que mis escasos conocimientos y mi descomunal fantasía me dicen que pasó en uno u otro lugar; en una u otra época; a unas u otras personas… Porque de personas se trata, al fin y al cabo.

Y hoy, por mucho que me guste, no voy a retroceder hasta la Edad Media, como cuando visito uno de esos castillos en los que me meto en la piel de Jacques de Molay (¿ves?, esos religiosos, los templarios, sí que me gustaban a mí, defendiendo el territorio y cabreando a reyes y papas).

Continue reading

Escápate por Europa en InterRail gastando lo mínimo

interrail-640x288.jpg

Si estás planteándote tomar unas vacaciones es un buen momento como cualquier otro para hacerse un viajecito en InterRail.

Para los que no estéis familiarizados con el tema el InterRail consiste en viajar por Europa utilizando los trenes. La idea es planificar un viaje con muchas paradas en las que apearse del tren y disfrutar de la ciudad en cuestión. Una vez visto lo que quieres vuelves a montar y viajas hasta otra ciudad. Continue reading

Viaje exprés a Ámsterdam. Ruta 1

Viaje-express-a-Amsterdam.-Ruta-1-1.jpg

¿Tenéis algún plan para hoy? ¿No? Perfecto, porque os propongo que hagamos una escapadita, aunque sea de esta forma, a Ámsterdam. La ciudad europea, capital de los Países Bajos, y antigua fundación pesquera, formada en el siglo XII. Aunque quizás la conozcáis más por ser una de las ciudades más libertades del mundo.

Claro que si lo prefieres y tenéis oportunidad, haz de saber que hoy en día no es nada difícil, pero si accesible, viajar a este destino gracias a las múltiples compañías aéreas. Resultando un viaje de lo más placentero, ideal para un fin de semana.

Cómo sabemos que dos días no da para mucho. Te proponemos rutas alternativas entorno a los grandes monumentos de la ciudad. No te preocupes, no te vamos a agobiar ni a llevar con la lengua fuera. Además, este recorrido te permitirá, además de mezclarte con el ambiente local, poder tomarte un descanso, además de alguna que otra cervecita.

Comienzo de la Ruta 1

En esta primera ruta, que te aconsejamos comienza por el Dam, la plaza central del casco antiguo, además de la más concurrida, sea la hora que sea. A través de ella, asoma el antiguo ayuntamiento, creado en 1648 y de estilo sobrio. En 1813 pasó a depender de la corona.

Cerca se alza la Niuwe Kerk, la iglesia nueva, de estilo gótico. La plaza la preside el Nationaal Monument. Desde allí, dirigiéndonos hacia el norte, podemos encontrar la calle Damrak. Famosa por su continuo trasiego de gentes que desemboca en Central Station, donde está la oficina de turismo. Recuerda este sitio, pues aquí puedes alquilar bicicletas.

En bicicleta o a pie

En este punto, puedes elegir seguir a bicicleta o a pie, según lo prefieras. Seguimos y en paralela a Damrak, encontraremos Spuistraat, donde se suceden pubs elegantes y la taberna anarquista, ideal para hacer una paradita.

Continuamos hacia las dos primeras iglesias de Sint Nicolaas Kerk, templo católico de estilo neorrenacentista. Y la Oude Kerk, el edificio religioso más antiguo de Ámsterdam.  Un poco más arriba queda la Bolsa, obra de Hendrik Petrus, de 1903, que ahora es una sala de conciertos.

Desde el Dam y en dirección opuesta a Damrak nace Kalverstraat, la calle comercial más famosa de la capital holandesa. Algunos establecimientos originales son Luz, donde venden cosmética natural, aunque parezca más bien una tienda de dulces. Y Gone with the Wind, una tienda especializada en colgantes móviles de los más curiosos e ideales para regalar como suvenir.

Si sigues el camino por Spuistraat llegarás a Spui. Una plazuela muy animada, llena de cafés y librerías donde podrás ver la estatua del golfillo. Símbolo del Movimiento Provo (provocativo), en los 60´s. Con este ambiente trasgresor y lleno de vida te dejamos, disfrutar. No trasnoches mucho, que aún nos queda la Ruta 2 para seguir disfrutando del fin de semana.

Estambul, la antigua Constantinopla

descarga-25.jpg

Estambul es sin duda una ciudad llena de historia, como Constantinopla fue capital del Imperio Romano de Oriente, del Imperio Latino y del Imperio Otomano. Actualmente no es la capital de Turquía, pero si su ciudad más conocida y la más visitada. Es la sede del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, la cabeza dela IglesiaOrtodoxa.

Dijo de ella Napoleón Bonaparte que si la tierra fuera un estado Estambul sería su capital, impresionado por la grandiosidad de esta ciudad que está partida en dos por el estrecho de Bósforo. Este estrecho separa al mar de Mármara y al Mar negro y es considerado la frontera física entre Asia y Europa.

Así pues visitar Estambul nos sitúa en Europa, pero tan solo con cruzar uno de los dos puentes que atraviesan el estrecho de Bósforo estaremos ya en el continente asiático.

¿Qué ver en Estambul?

¿Qué no ver? Diría yo más bien, ya que es una ciudad en la que todo es digno de ser visto y visitado, sobre todo la zona antigua. Cada rincón tiene una leyenda y cada edificio una historia. Intentaré resumir algunos de los lugares más bonitos y característicos de esta ciudad.

Santa Sofía: uno de los edificios más representativos de la ciudad. Fue la iglesia del Papa, fue mezquita y actualmente es un museo que se puede visitar para contemplar su impresionante arquitectura y sus mosaicos.

La Mezquita Azul: la más grande y representativa de la ciudad. Cuenta con siete minaretes ya que se le añadió uno a los seis originales, ya que ese es el número que tienela Mecay se consideró ofensivo imitarlo. Debe su nombre a los más de 20.000 azulejos azules que cubren su cúpula en el interior.

El palacio Topkapi: Proviene de la época imperial y en su interior se encuentra el Museo Arqueológico. Cuenta con cuatro patios y multitud de edificios entre ellos el Harem para el que es necesario pagar una entrada a parte y que era la zona dónde vivía el emperador con su familia, compuesta por hasta 800 esposas.

Gastronomía

La cocina turca es muy rica en matices y sus platos llevan una gran cantidad de ingredientes y de especias. Destacan los elaborados con berenjena, ya que se dice que en Turquía saben como cocinarla de más de cuarenta formas diferentes. También son muy variados los platos a base de arroz y de carne de cordero.

Conocidos por todos son sus döner kebap y las pizzas turcas, con base de pan y una mezcla de carne picada, cebolla y especias por encima, sin cubrir los laterales de la masa de modo que se dobla ligeramente para comerla.

¿Y si vamos a San Marino?

Y-si-vamos-a-San-Marino-2-500x288.jpg

Recuerdo cuando tuve mi primer ordenador que me grabaron el juego de “¿Dónde se esconde Carmen San Diego?”. Como te daban pistas y tenías que ir buscándola entre diferentes ciudades del mundo hasta encontrarla.

Cuento esta historia por dos razones: La primera es porque además de ser un juego maravilloso también hizo que a muchos nos entrara el gusanillo de viajar. La segunda, y es más relacionada con el destino de hoy, es que fue la primera vez en mi vida que vi que había un pequeña república llamado San Marino.

Un Estado Soberano, concretamente el más antiguo del mundo. Situado en pleno territorio italiano. Que no tiene playa, pero es que se encuentra a 10 kilómetros escasos del mar Adriático. Solo por esto no entiendo como no oigo más aquello de hacer cualquier tipo de escapada allí. Por eso mismo hoy os propongo conocer un poco este microterritorio, el cual seguro que también os conquista.

Lugar de historia y cultura

Como ya os hemos contado, la historia de San Marino es justo lo que enamora del lugar, especialmente cuando la visita se hace en su capital homónima, la que nos lleva al centro histórico y a sus puntos de interés más relevantes e importantes a nivel nacional.

Uno de los primeros que encontramos es la llamada “Puerta de San Francisco”, la también conocida como “llamada del Loco”, situada cerca de la Catedral de San Francisco, realizadas hace más de 500 años y que conserva muchas representaciones pictóricas de artistas y representaciones de la época.

Además San Marino es un lugar donde podemos quizás encontrar más palacios en un territorio tan concentrado como es el de este Estado. El primero que vamos a mencionar es el “Palazzo Pubblico”, donde empieza el recorrido de todos los turistas y que no es otra cosa que el ayuntamiento de la ciudad. El cual se encuentra rodeado de museos.

En la misma zona podemos encontrar Palacio de los Capitanes, tres castillos, que son los edificios más antiguos del país, Guaita, Cesta y Montale. A la vez que las plazas del Titán y la de Garibaldi (dedicada al patrono del país). Terminando la lista de monumentos y espacios culturales, algo más alejado, con el Monasterio de Santa Clara.

¿Qué tipo de turistas visitan la zona?

Su turismo está valorado en unos 3 millones de turistas al año, de los que suele ser su segunda o tercera visita al país. Como os podéis imaginar es un turismo tranquilo y basado en su cultura y tradición. Hay que destacar la tranquilidad y hermosura de sus localidades. Además su tamaño hace que sea fácil de visitar por completo en unos 3 días.

Berlín

berlin-cathedral-and-550x288.jpg

Berlín es una de las capitales con más historia, en la que han ocurrido miles de conflictos, pero también punto de encuentro de personajes ilustres y grandes azañas. La capital alemana estuvo separada en dos hasta la caída de su famoso muro en 1989 y que trajo la reconciliación y el reencuentro de muchas familias que estuvieron separadas por ese muro.

Está situada en el nordeste de Alemania, a escasos 70 km de la frontera con Polonia. En ella viven más de 3 millones y medio de habitantes, no es una ciudad grande pero si la más poblada del país, y además pasan por ella multitud de ríos como Spree, Panke, Dahme, Havel y Wuhle.

Existen muchísimo lugares para visitar y alegrar la vista, por eso, en las siguientes líneas intentaré aconsejaros sobre algunos de ellos.

El Muro de Berlín es uno de los emblemas de la ciudad, visita obligada para todos los turistas y para aquellos que quieran intentar imaginarse cómo podía ser vivir separados por un gran muro de hormigón. Todo fue muy rápido, en la noche del 12 al 13 de agosto de 1961, el ejército actuó cercando calles y trenes que iban a dar a Berlín oeste. Pero el que realmente mandó construir ese gran muro fue el gobierno de República Democrática Alemana. Al intentar cruzar esta gran barrera de 167,8 km de largo, cientos de personas perdieron la vida.

Hoy en día se guardan algunos tramos de ese muro que separó a dos grandes ideologías. El Checkpoint Charlie, por el que pasaron personas clandestinamente intentando sobrevivir.

Otro de lugares más famosos que no podemos dejar de visitar en Berlin es la Puerta de Branderburgo. Está sito dentro del tramo del Muro de Berlin, exactamente entre el muro y los cuarteles y torres de vigilancia de las autoridades policiales de la RDA. Hoy en día es un símbolo de reunificación y de conciliación.

El parlamento alemán y su sede, Bustestag fue rehabilitada en 1999, aunque más bien se `puede decir que fue reconstruido porque solamente se dejaron los muros exteriores. Uno de sus atractivos es su gran cúpula de cristal que puede ser visitada por todo el público. Una vez hemos llegado a la cúpula podremos disfrutar de una preciosa vista de la ciudad.

Si lo que nos gusta es la arquitectura sacra, nuestra próxima parada será la iglesia de Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche. Esta joya arquitectónica situada en el centro de Berlín, sufrió grandes desperfectos en los bombardeos de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. Solamente la torre sobrevivió a aquellos ataques y hoy en día en la parte más alta del edificio se puede oír repicar la Campana de la libertad o Freiheitsglocke. Es importante destacar que se puede visitar cualquier día de la semana y de manera totalmente gratuita.

Si queremos visitar un monumento de altura, ese es Siegessäule o Columna de la Victoria, sita en el parque Tiergarten. Este parque recuerda a los alemanes las tres victorias logradas por su país durante el siglo XIX. En lo más alto encontraremos a la diosa griega de la victoria, a Niké.

El Potsdamer Platz fue hasta los años 20 un punto muy conocido en toda Europa. Aunque en principio se iba a implantar un gran proyecto de construcción allí, hoy en día es un lugar lleno de centro comerciales y rascacielos sin fin.

Si nos gusta el movimiento, la gente, entonces te recomiendo que vayas al meollo de la ciudad, a Unter den Linden. Este es uno de los puntos de encuentro más concurridos. En este punto encontraremos la Academia de Arte, el archifamoso Hotel Adlon y las embajadas de Francia y Estados Unidos. Cerca de esta avenida, también se puede visitar la catedral católica de la ciudad.

Todavía quedan algunos resquicios de la República Democrática en Berlín como la plaza Alexanderplatz. Esta sita en lo que un día fue Berlín Este y en la que los gobernantes de la RDA dejaron su marca para siempre. Una de las curiosidades de esta zona es la gran antena de televisión que alcanza los 368 metros de altura y que se puede divisar desde cualquier punto de la ciudad. Como todo es aprovechable, en este momento dentro de esta torre funciona un restaurante que gira sobre sí mismo. Esta gran torre fue construida en 1960 y cerca de ella nos toparemos con la plaza del Ayuntamiento y la catedral protestante.

Para los amantes de los museos

En todas las ciudades del mundo hay museos que merece visitar y disfrutar. El museo Antiguo o Alter Museum situado en Lustgarten o el Neus Museum en elq eu se encuentra el cuerpo de la reina Nefertini, pueden ser una alternativa de ocio y cultura. También destacan otros como la Antigua Galeria Nacional, el Museo de Pérgamo o el Museo Bode. La suerte es que todos ellos están situados en mismo núcleo, en la llamada “Isla de los museos”.

Atenas

grecia-atenas-532x288.jpg

Más que ser un lugar con historia, Atenas es cuna de esta Historia. Por no decir que se trata de uno de los destinos más bellos que podemos elegir para irnos de vacaciones. En este y el siguiente artículo, te contaré qué puedes ver en Atenas y qué la convierte en uno de los destinos más atractivos que puedas imaginarte.

Los restos arqueológicos dejan constancia de que Atenas ya existía en el primer neolítico y la Historia nos cuenta que en siglo V antes de Cristo –la “Edad de Oro de Pericles- era el más importante centro artístico y cultural del mundo conocido.

Por su situación y por su importa política, Atenas ha sido un enclave que ha estado siempre entre los más deseados por los conquistadores y, ya en 1834, la ciudad se convirtió en la capital del Estado de Grecia, con todo su encanto histórico y con la apertura de una ciudad moderna.

Los tres kilómetros de zona peatonal hacen de esta la más grande de Europa, y en ella se encuentran buena parte de los más importantes monumentos arqueológicos, así como las obras para conservarlos o recuperarlos.

El núcleo de la Historia

Comenzamos el recorrido en la Acrópolis, concretamente, en el templo de Zeus Olímpico, del sigo VI a.C. y uno de los más grandes de la época. Cerca de él, nos encontramos con el arco de Adriano, del siglo II de nuestra era y entrada simbólica de la ciudad.

Desde aquí, bordeamos la Acrópolis por el sur y vemos el antiguo teatro de Dionisos, medio milenio anterior al cristianismo. Casi podemos ver cómo como se representa a Sófocles, Eurípides o Esquilo.

Nombres de sabor olímpico

De la misma época, siguiendo la ruta, son las ruinas de Asklepieion y del segundo siglo antes de Cristo, la Stoa de Eumenes. El Odeón de Herodes Atticus se erigía en el 161 de nuestra era  y, a día de hoy es la sede donde tienen lugar las actuaciones del Festival de Atenas.

Desde este punto, subimos a la roca sagrada de la Acrópolis, entre cuyos célebres monumentos destaca el Partenón, sin podamos hacer de menos el templo de Atenea Nike, el museo del propio Partenón o la sobrecogedora vista de la ciudad. En trescientos metros tenemos más historia que muchos países en tres mil kilómetros.

La cuna de la democracia

Bajamos de la Acrópolis y llegamos al tribunal de justicia más antiguo del mundo, el Areópago, frente a que nos encontramos la colina Philopappou, con sus maravillosas calles empedradas y el monumento romano en la parte alta. No muy lejos está la Pnyx, donde podemos decir que l democracia pronunció sus primeras palabras.

Seguimos caminando y aparecemos en el Ágora, ahora sí, verdadero centro político, social y religioso de la polis. Desde aquí, por la calle Ermou, vamos a dar al Kerameikos, el cementerio más grande de la antigua Atenas. Impresionan, y mucho, sus esculturas y sus estelas. El Iridanos, río sagrado por entonces pasa entre los restos.

Más allá de la Acrópolis

Abandonando esta zona, tenemos alrededor importantes barrios, también cargados de Historia, como el Plaka, crisol de restos históricos de todas las épocas, pleno de monumentos y edificios cuya visita es casi obligada.

Por ahora, nos tomamos un descanso en nuestro paso por Atenas, pero es sólo un pequeño alto: una comida, una ducha y seguimos.

10 razones para visitar Austria

austria-e1370771974242.jpg

Austria es un destino europeo extremadamente popular. Aquí os dejo las diez razones, a mi parecer, por las que se debe ir: 

Música clásica

Mozart, Schubert, Beethoven, Strauss son algunos de los muchos compositores que nacieron o vivieron en Viena. Así que no es sorpresa que Viena ha sido designada como la capital mundial de la música clásica.

En un viaje a Austria, puede visitar las salas de conciertos de fama mundial y escuchar composiciones interpretados por algunas de las mejores orquestas del mundo, como la Filarmónica de Viena.

Los Alpes austriacos

Los Alpes son el mayor atractivo turístico natural de Austria y son realmente espectaculares para la vista.

Esta cordillera brillante ofrece impresionantes paisajes – montañas nevadas, valles amplios y lagos cristalinos. 

Los Alpes son el hogar de una gran cantidad de pueblos con encanto que se rebosan cultura. Los más activos pueden practicar esquí, senderismo, ciclismo y piragüismo.

Arquitectura

Además de los atractivos naturales, Austria cuenta con una serie de maravillas arquitectónicas hechas por el hombre.

Aficionados a la historia pueden visitar algunos palacios medievales increíbles, como el Palacio Imperial Hofburg, así como antiguos monasterios e interesantes como la Abadía de San Pedro.

Austria tiene algo impresionante arquitectura moderna también, como el uber-moderno mancha en forma de Kunsthaus Graz, un museo de arte que se conoce cariñosamente como el “extranjero amistoso ‘.

El sonido de la música

Muchos turistas visitan Austria a seguir los pasos de la familia Von Trapp en la película muy querida y musical The Sound of Music. Salzburgo tiene una variedad de atracciones para los amantes de la música de sonido para disfrutar, incluyendo el pueblo de St.Glen donde María canta sus primeras líneas y los jardines Mirabell, donde se rodó la famosa canción “Do-Re-Mi ‘.

Comida

Austria tiene muchas delicias locales para tratar, algunos de los cuales es posible que haya intentado antes, pero las versiones auténticas gusto mucho mejor. Strudel de manzana (Apfelstrudel) es una pasta muy popular que se puede encontrar en la mayoría de los restaurantes en Austria.

Los más golosos disfrutarán también Sachertorte, un tipo especial de pastel de chocolate.

Schnitzels Wiener también son una parte popular de la cocina austriaca – un trozo de ternera cubierto con migas de pan que a menudo se sirve con ensalada de patatas.

Bebidas

Si se trata de café vienés o chocolate caliente durante el día, o una copa de vino austriaco por la noche, Austria tiene algunas bebidas encantadores que se ofrecen.

Austriacos han estado haciendo vino por lo menos 3.000 años y los cafés tradicionales de Viena son algunos de los más antiguos del mundo.

Y la bebida energética Red Bull fue originaria de Austria.

Clima

Austria tiene un clima continental con veranos calurosos y soleados, por lo que los amantes del sol estará encantado de sentir el cálido resplandor del sol Europea en la cara, especialmente en el este del país. Por el contrario, la región alpina tiene veranos cortos e inviernos largos, lo que proporciona el clima ideal para los deportes de nieve como el esquí y el snowboard.  

Ferrocarriles

Los entusiastas ferroviarios harán las delicias de las históricas locomotoras de corriente que ofrecen viajes épicos a través de impresionantes paisajes de montaña. Tener un paseo en la centenaria Wendelstein Cremallera y podrá disfrutar de espectaculares vistas mientras el tren hace su camino a través de siete túneles, ocho galerías y puentes a través de doce a la alta cima de la montaña 1838 metros.

Bailes

Viena es el lugar donde se inventó el vals e incluso hoy en día es una parte tan importante de la cultura austriaca que cada austriacos Waltz diciembre en el Año Nuevo con el sonido del Danubio Azul, que se emite en la radio pública. El vals vienés es la más antigua y romántica de todos los bailes de salón, salón de baile y aficionados no deben pasar por la oportunidad de bailar el vals en su país de origen austriaco.

Yodelling

Yodelling se desarrolló en Austria como una manera para que la gente de diferentes pueblos para comunicarse entre sí. Ahora que tenemos los teléfonos, la gente realmente no yodel mucho más. Pero si usted quiere oír auténtica yodelling austriaco, se puede visitar un festival de folklore austriaco. O usted puede encontrar que algunos de los empleados lo hacen en los restaurantes turísticos.

Para tener en cuenta…

Austria normalmente es cálida y agradable de marzo a septiembre. Los veranos pueden ser muy lluviosos, especialmente en el área de alrededor de Salzburgo Salzkammergut.

Se puede conseguir inusualmente cálido en julio, aunque las temperaturas en esa época suele llegar a los 38 ° C. La temporada de invierno se inicia en octubre y puede ser muy fría (temperaturas de hasta -10 ° C) para asegurarse de que está envuelto así que si quieres disfrutar de sus deportes de invierno.

Espero que tras esto decidais ir de vacaciones a Austria, por que por mucho que os diga, hay que verlo!!

Viena

Turismo-en-Viena-e1370279915573.jpg

Viena, o Wien en alemán, es la capital de Austria, un pequeño paísde Europa. Hay una mezcla cultural es la ciudad, con elementos de todos los tipos y tiempos.

Tiene una gran importancia en el ámbito musical. Es interesante saber que es la ciudad con más calidad de vida, y a pesar de ser una ciudad muy poblada el aire es bastante puro.  

Cultura

En Viena hay una diversidad cultural muy interesante. Nos guste lo que nos guste encontraremos algo interesante desde nuestro punto de vista.
Como los amantes de la música clásica ya sabrán, Mozart estuvo mucho tiempo allí. Además cada año se celebra un concierto de año nuevo mundialmente conocido, cuyas entradas se agotan el año anterior. Los niños cantores de Viena son también muy conocidos.

La única de las múltiples casas que tuvo Mozart y que se conservan es, actualmente, un museo dedicado. Allí se puede conocer su vida y ver muchos objetos originales, como partituras y instrumentos suyos.

Sin basarse solo en Mozart, el museo de la música nos permite adentrarnos en el mundo de la música de una forma totalmente innovadora e inimaginable antes de visitar.

Algunas de las increíbles cosas que allí se exponen son una sala, extremadamente relajante, que simula lo que debe sentir un embrión en el cuerpo de su madre. Evidentemente se combina con un ritmo musical. La parte más conocida del museo es la que te permite dirigir una orquestra mediante una simulación muy lograda.

En una inmensa plaza, se encuentran varios museos, cuyos edificios son palacios reales que albergan una colección de un valor incalculable, que hasta que no veamos con nuestros propios ojos no podremos ni imaginar.

En el museo de historia  natural hay una sala dedicada a los dinosaurios, con esqueletos y modelos articulados. También hay numerosos ejemplares de animales, muchos extintos, conservados a la perfección. 

Los homínidos también tienen un lugar en este museo. A parte de ver como vivían, vestían, comían y demás hay un puesto dedicado a la Venus de Willendorf, encontrada en Austria.

Aunque no sean seres vivos también forman parte de la historia natural, por lo tanto hay también una amplia colección de piedras y meteoritos.
Las piedras, clasificadas minuciosamente, no son solo normales, hay inmensas piedras de sal, una colección enorme de piedras preciosas y objetos realizados con ellas, joyas de la familia real y mucho más.
Los meteoritos se encuentran en otra parte, con una exposición que contiene los mejores ejemplares y más antiguos conservados, realmente espectaculares.

El museo de historia del arte que se encuentra en la misma plaza en otro palacio justo enfrente, también tiene una colección de dimensiones insospechadas. Contiene, aparte de cuadros de todos los autores imaginables, relojes, esculturas, monedas, armaduras, tapices…
Para ver todo lo que hay, si disponemos de mucho tiempo, lo mejor es ir allí.

Otra alternativa, dejando los museos de arte de todos los tipos, es el museo Técnico.

Si el museo de Historia natural o del arte nos ha parecido grande este es lo siguiente.
Su colección consta de exposiciones de todos los temas de la vida cuotidiana, con salas dedicadas a coches, motos, aviones, tecnología, condiciones de vida… Es realmente espectacular y necesita, como mínimo, un día para ser visto.

Sitios emblemáticos

La ciudad es arquitectónicamente muy bonita. Los recintos religiosos, como iglesias y catedrales, son complejos y de unas dimensiones increíbles, aun más  teniendo en cuenta cuando se hicieron.

En la ciudad hay un parque, llamado Prater, que es muy conocido por la Noria. No solo tiene atracciones, es un parque que va a lo largo, lleno de naturaleza, donde corredores y ciclistas acuden cada día a practicar ejercicio a lo largo del parque, de varios quilómetros.

Alrededor del Danubio, que divide la ciudad, hay trozos para caminar y barcos, con los que se pueden hacer varias rutas, algunas con cena incluida. 

Comida

El frio clima en invierno impone que las comidas típicas de allí sean muy calóricas y abundantes. En restaurantes, para nada turísticos, es frecuente que vistan con el pantalón de cuero y sirvan platos de carne, difíciles de terminar, acompañados por patatas fritas y diferentes salsas para acompañar. Las cervezas, bebida por excelencia, pueden ser “vasos” de un litro.

Paseos

Para conocer la ciudad en sí, la mejor forma es pasear. La ringstrasse, en forma de anillo, se puede recorrer en un tranvía turístico especial, con audio guía que te permitirá conocer mucho de los edificios de la zona.
Otros sitio muy frecuentado son el Naschmarkt.

El mercado es muy peculiar, es alargado, de 1,5 km, y con variedades turcas, austriacas, marisco, carne, aceitunas…  También está lleno de sitios para comer.

El barrio antiguo también es de visita obligada, las exhibiciones hípicas, típicas de allí, son sorprendentes y muy importantes. Las instalaciones de los caballos son curiosas, ya que tratan a los equinos como reyes. Tienen calefacción y médicos las 24 horas, entre otras cosas.

La amplia variedad de visitas y cosas a hacer en Viena la convierte en una ciudad de las de ir mas de una vez. Cualquiera lo pasara bien allí y encontrara algo de su interés.