Aprovecha tus vacaciones: cursos de verano en el extranjero

Ya durante la primavera se empiezan a perfilar los planes o también los programas de educación, ese pasatiempo que incluye una formación especial a medio camino entre el aprovechamiento y la diversión.

Y, cómo no, el público va pensando y eligiendo qué es lo que más le interesa o apetece hacer durante los meses de verano. Aunque hay que convenir en que quienes más oportunidades tienen de llevar a cabo cursos de verano en el extranjero son los más jóvenes, sin compromisos laborales que les devuelvan al trabajo inexcusablemente.

Los planes son diversos y hay que echarle un poco de imaginación cuando no se tiene en mente un plan específico ni un curso concreto en el que invertir unas semanas. Por lo general la gente que está acostumbrada a emplear parte de sus vacaciones estivales en estas opciones mezcla entre educación y de ocio a partes bastante iguales, ya saben dónde pondrán el foco cuando se aproxime el verano. Y para tenerlo controlado sin que haya que lanzarse a la improvisación, echar mano del calendario es el primer paso que hay que dar antes de apuntarse a un curso.

Porque ésta es la segunda parte: muchos de estos cursos tienen un periodo de suscripción e incluso una matrícula, sobre todo los que conllevan una formación académica como los que llevan a cabo algunas universidades en verano. Incluso los que no son de corte académico pero sí implican una enseñanza o aprendizaje, requieren matrícula para ingresar.

Es el caso de los cursos de verano de buceo, de tenis, de golf o de cualquier otro deporte que se aprenda de la mano de un coach o entrenador. Y este plan es bastante habitual en personas que prefieren combinar el aprendizaje con el ocio de forma clara. Son cursos que se suelen comenzar en verano pero que muchos de ellos se continúan a lo largo de todo el año o que van aumentando en categoría hasta hacer de ello una afición o hobby.

Tanto niños como adolescentes y adultos se plantean emplear tiempo en vacaciones para hacer algo diferente y aprender un idioma, empezar a adaptarse a un tipo de baile, un deporte o una actividad que les reporte beneficios. Y cuando no es con fines para ampliar currículum, se hace para rentabilizar el tiempo libre, teniendo la oportunidad de conocer nuevas aficiones y actividades.

Los cursos de idiomas de las universidades son famosos pero también tienen plazos de inscripción, requisitos y plazas limitadas, por lo que cada año hay que informarse en las respectivas webs.

Crezca en su negocio y en lo personal con solo hablar inglés

Estudiar inglés puede ser la decisión más importante que tome en su vida, a causa de que hablar inglés le ofrecerá nuevas posibilidades.

Si domina el inglés, se multiplican los beneficios en su empresa, podrá estar al tanto en adelantos relacionados, manuales, textos técnicos, etc.

Además de leer textos, revistas y diarios especializados,hablando inglés en la vida personal podrá ver noticieros y programas de TV, películas y series en su idioma original, lo cual le dará una gran ventaja competitiva respecto a sus competidores.

Por otra parte, podrá ir a cualquier parte del globo, sin tener que contratar a un traductor o acarrear el tradicional diccionario.

Asimismo, es sabido que en la actualidad la globalización obliga a saber inglés para realizar transacciones internacionales, por lo que saberlo no es una opción, es simplemente una necesidad. Estudiar inglés le dará la posibilidad de lograr un puesto de trabajo mejor remunerado.

El inglés no sólo es una lengua muy lucrativa y ventajosa sino que puede acrecentar su autoestima porque establece una importante mejora en su vida diaria. Estudie inglés y prepárese para avanzar en los negocios y en lo privado.

Causas que hacen imprescindible saber inglés

Actualmente, es indispensable aprender inglés. Cada día, se usa más en la mayoría de las áreas del conocimiento y crecimiento humanos. Prácticamente, es posible afirmar que se trata de la lengua del mundo actual.

Su posesión ya no puede tratarse como un lujo, sino que es una necesidad incuestionable. Incluso, se dice ya que aquel que no hable esa lengua se encontraría en una clara situación de inferioridad.

Es sabido que en alrededor de una década lo hablarán tres mil millones de personas, esto es, la mitad de la población del mundo.

Por consenso mundial, el inglés ha sido escogido como el idioma de la comunicación mundial. Es, de facto, el idioma de la diplomacia, en un mundo global en el que los vínculos entre naciones son cada día de mayor relevancia. Su conocimiento es condición necesaria para desempeñarse en las instituciones supragubernamentales, por dar un ejemplo.

En el campo económico, la manufactura, los negocios, el comercio internacional, todo el universo productivo se escribe, se habla y se lee en inglés. Las aerolíneas más importantes, por ejemplo, lo han adoptado como idioma oficial. Si conoce dicho idioma, a cualquier profesional se le abrirán prácticamente todas las puertas en el mundo laboral y la mejora de oportunidades, desde un empleo con salario promedio hasta los más altos niveles ejecutivos. Basta con mirar en los pedidos de trabajo de los principales darios. Son ya muchos los que la usan día a día: no sólo para comunicarse con directivos, también en puestos de menor compromiso su conocimiento puede convertirse en una competencia esencial.

Big Ben at the Houses with the Eye looking on by fiction~dreamer.●๋•

Por otro lado, cualquier científico o profesional que desee estar al corriente o acceder a libros especializados requiere irremediablemente saber inglés para estar informado de los rápidos avances que están desarrollándose en su área de conocimiento. Y ello se debe a que el 75% de la bibliografía científica está en inglés.

El inglés es la lengua de las telecomunicaciones. Del total calculado de 40 millones de usuarios de la red, un 80% se comunica en la actualidad en este idioma. La mayoría de los sitios se encuentran editados en inglés.

De igual forma resulta indispensable conocer el inglés cuando se viaja o se vacaciona en el extranjero. No importa a qué lugar se vaya, si se habla inglés se tienen grandes posibilidades de encontrar a otra persona que también lo hable. También, es un valor añadido para el área turística española por la gran cifra de clientes extranjeros que concurren a las más diversas zonas geográficas del estado.

En el campo de la formación, es una herramienta clave para el éxito académico, en especial en ciertas carreras profesionales en las que es condición necesaria para la obtención del título. Es, por mucho, el idioma que más se enseña los centros educativos de toda Europa, alcanzando al 46% de los estudiantes en primaria y al 91% de secundaria. En España, no obstante, a pesar de ser el idioma extranjero dominante, sólo comprende un porcentaje del 36%.

Así pues, su dominio se ha transformado en una necesidad cada día más apremiante. Es, sencillamente, un idioma que todos, nos guste o no, debemos aceptar.