Madrid, la ciudad perfecta para una escapada de fin de semana

images.jpg

Tal vez si vamos preguntando a todas las personas con las que nos crucemos cuáles son sus aficiones, en más del 90% de las respuestas encontraremos la opción de viajar en los primeros lugares. Sin embargo, y a pesar de que sea una de nuestras pasiones favoritas, no solemos disponer de tiempo o de dinero para viajar todo lo que nos gustaría.

Por eso, debemos aprovechar cada momento que tengamos para hacer una escapada a cualquier lugar. Por ejemplo, podemos aprovechar un fin de semana de descanso en el trabajo para visitar Madrid, la capital de España y una de las ciudades más hermosas del país.

Continue reading

Las ciudades más insólitas del mundo

thumb_2772837.jpg

Los amantes de los lugares recónditos y especiales debéis prestar mucha atención a este artículo ya que os acercamos unos cuantos lugares en los que, por sus características, resultan tan especiales que son capaces de desprender y evocar en todo aquel que lo visita sentimientos de auténtica sorpresa y felicidad.

El primero de estos destinos especiales se trata de Coober Pedy, ubicado en Australia. Se trata de una localidad de 1.695 habitantes. Pero no es una localidad más, no ya que este lugar es conocido porque en él prácticamente la totalidad de sus residentes viven bajo tierra, mayoritariamente en viejas minas rehabilitadas. Un  subsuelo lleno de sorpresas en el que podréis encontrar  desde casas privadas a  hoteles, tiendas, restaurantes e  iglesias.

Continue reading

La bella Budapest

La-bella-Budapest-2-500x288.gif

A veces cuando nos planteamos un viaje, sentimos que tenemos que desaparecer por completo. Que cuanto más lejos estemos y menos gente conozcamos en nuestro destino, mejor será el resultado tendremos con nuestra escapada. Aunque esto mismo, a veces nos haga olvidarnos de los tesoros que nuestro continente nos ofrece.

El rincón que hoy os ofrecemos es Hungría, en la vieja Europa centra-oriental. Una ciudad llena de encanto, historia y cultura. Con una superficie de 525 km2 y una población de 2´38 millones de habitantes. A solo unas pocas horas de avión.

¿Ya empiezas a visualizarte dando un paseo por la noche por las orillas de su famoso río Danubio? Si aún no te seduce la idea, a continuación te damos una serie de referentes que seguro consiguen levantarte del sofá y buscar unos días para partir cuanto antes.

Qué no puedes perderte

Los baños termales: Budapest recibió el título de Ciudad de Balnearios, por ser la capital que tiene más pozos de aguas medicinales y termales del mundo. Lo que le ha valido para ser conocida como la Capital Mundial de las Aguas Medicinales.

Váci Utca: Acude a esta calle peatonal para realizar tus compras, está situada junto la Avenida Andrássy. Aquí podrás adquirir todo tipo de recuerdos y suvenir.

El Castillo de Buda: Es el lugar más conocido de la ciudad. También se la conoce bajo el nombre de Palacio Real, ya que fue la residencia de los reyes de Hungría.

El Puente de las Cadenas: Es el puente más antiguo de Budapest y más conocido que atraviesa el Danubio.

La Plaza de los Héroes: Es una de las plazas más importantes del país. Lo más representativo son sus estatuas, que conmemoran la figura de los fundadores de Hungría. La cual se dividía en 7 tribus originarias.

La Sinagoga Judía de Budapest: Que es después de la de Jerusalén, la segunda mayor y más importante del mundo.

Laberinto del Castillo de Buda: Más de 1000 metros donde perderse, una de las mayores atracciones turísticas y de ocio.

A tener en cuenta

Si tu viaje es en primavera, tendrás abundancia de días de sol y lluvias puntuales. Sobre todo a partir de Abril. En verano, las temperaturas se mueven entre los 32-35ºC. Al igual que el resto de los países que se levantan al rededor del Mediterráneo. Aunque la humedad, por este motivo, es alta. En general su calor es seco, con temperaturas que suelen ser buenas y agradables.

Los días más fríos y heladas llegan por primera vez, casi siempre, en la segunda semana de Octubre. Dando lugar a inviernos impredecibles, en los que nunca se sabe que tiempo ha de esperarnos y sus condiciones atmosféricas.

Lo que nos recuerda a la climatología de nuestro país, y nos vendrá como buen referente a la hora de preparar nuestro equipaje.

Budapest: “La ciudad más hermosa del Danubio”

budapest-849x288.jpg

Budapest, principal y más poblada ciudad de Hungría, es el motor industrial, económico y de las comunicaciones de, país. En origen, se trataba de dos urbes diferentes –Buda y Óbusa-, que se unificaron en torno al Danubio en 1873. De la inmensa cantidad de lugares dignos de visitarse en la capital húngara, vamos a quedarnos con sólo unos cuantos:

Comenzamos en el que quizá sea el edificio más conocido de la ciudad: el Parlamento. Neogótico, es el centro legal y político de Hungría, además de albergar instalaciones como la biblioteca. Se halla junto al Danubio, y su entrada principal se sitúa en la plaza Kossuth. Desde comienzos del siglo actual, alberga las joyas de la coronación húngara.

Templos católicos

También hemos de hacer escala en la basílica de San Esteban, un edificio de culto católico en el que se halla lo que se cree que es la mano derecha del santo fundador del país, San Estaban. Pero lo maravilloso del templo es su acústica, que permite unos conciertos de órgano inolvidables.

También católica es la iglesia de Matías o iglesia de Nuestra Señora, de una belleza sobrecogedora dada la mezcla de estilos y el impresionante entorno, no lejos de la estatua de la Santísima Trinidad.

Arquitectura civil

En cuanto a la arquitectura civil, nos topamos con el castillo de Vajdahunyad, en el parque de la ciudad, erigido entre 1896 y 1908 sobre un plano de Ignác Alpár. Es una réplica de un castillo de la legendaria Transilvania (Rumanía) y alberga el museo de agricultura, así como la curiosa estatua de Anónimo.

No podemos abandonar la capital húngara sin haber pasado por el Mercado Central o Gran Salón del Mercado de Budapest, una plaza cubierta en el Bulevar Vámház, frente a la Plaza Fövám no lejos del omnipresente río Danubio.

Arquitectura judía

Es sabido que el judaísmo ha dejado –y sigue dejando- una profundísima huella en Budapest, de modo que la visita a la capital quedaría incompleta sin conocer la Sinagoga de la Calle Dohány, decorada al modo islámico del norte de África o la España Morisca. Más que de un edificio, hablamos de un complejo, compuesto por:

La Gran Sinagoga, edificio de estilo árabe, mezclado con románico, gótico y bizantino; el Museo Judío, con una enorme colección de reliquias religiosas y objetos de culto , así como salas dedicadas a las diferentes celebraciones o al Holocausto. También pertenecen al complejo el Templo de los Héroes, usado para el culto en invierno; el Cementerio judío; o el parque memorial del Holocausto.

Una vez más, la necesaria brevedad nos obliga a cometer la injusticia de dejar de lado una importante cantidad de rincones, a los que, por suerte, podremos volver antes o después…

Buenos aires: una gran historia 1ªparte

buenos_aires_argentina.jpg

La conquista y ocupación española del territorio argentino comenzó a mediados del siglo XVI, cuando los nativos ya habían interrumpido el avance de los Incas del Perú a través de Bolivia. Según iban reduciendo a la población indígena, los conquistadores fundaban ciudades que les servían de apoyo para seguir adelante con la colonización.

Concretamente, en la zona que hoy ocupa Buenos Aires habitaban los Querandí (su nombre, en idioma guaraní, significa “gente con grasa”, habida cuenta de que la incluían en su dieta). Pero, a pesar de su apelativo, estos indígenas poseían un cuerpo bien proporcionado, hermoso y un carácter duro y guerrero.

Semisedentarios, agrupaban sus tiendas junto al agua en invierno y dejaban las expediciones para el verano. Eran estupendos corredores y un terrible azote para la fauna de la zona. Su principal industria era la cerámica.

Una conquista muy difícil

En 1516, el español Juan de Solís desembarcó en las costas del Río de la Plata, pero los nativos fueron capaces de resistir el intento de conquista y la expedición fracasó. La que hoy es capital de Argentina se fundaba en marzo de 1536 de la mano de Don Pedro de Mendoza. Al no conservarse el acta fundacional, se desconoce el lugar exacto del nacimiento de Buenos Aires.

En junio de ese mismo año, tras una cruenta lucha entre nativos y españoles se destruía la recién fundada población. En 1542,  se refundaría Buenos Aires y, finalmente, el 11 de junio de 1580 tendría lugar la tercera y definitiva refundación bajo el nombre de Santísima Trinidad y su puerto Santa María de los Buenos Aires.

Relaciones quebradizas

En un primer momento, los Querandi se mostraron amistosos y establecieron relaciones comerciales con los colonizadores, intercambiando mercancías del Viejo Continente por productos de caza y pesca. Pero esta buena relación acabó por disolverse.

Con la idea de someter a los Querandi, Pedro de Mendoza envió a su hermano Diego en una expedición que fracasaría junto al río Luján en junio de 1536. Desde ese momento, el hambre y los ataques de los nativos hicieron mella en las filas europeas. Finalmente, las tropas españolas rompieron el asedio, aunque les costó más de mil víctimas.

Ya gravemente enfermo, Pedro de Mendoza cedió el mando de la expedición al capitán Francisco Ruiz Galán hasta que Juan de Ayolas volvió. La conquista del Río de la Plata siguió adelante con Ayolas y por el resto de los miembros de la expedición original de Pedro de Mendoza.

Berlín, escapando de los clichés

Berlin-escapando-de-los-clichés-3.jpg

Dentro de poco, unas amigas visitaran la capital Alemana. Por lo cual me preguntaron que podían ir a visitar, que es lo típico allí y que no podían irse sin ver. De esta manera me di cuenta de como todos caemos una y otra vez en los clásicos y los clichés que hay en todas las ciudades. Y más sobretodo en las que son tan visitadas, como este caso Berlín.

Que si la Puerta de Brandeburgo, el monumento a la Memoria del Holocausto, el Bulevar de Unter den Linden, el Alexanderplatz, el ayuntamiento o la Catedral de Berlín… ¡qué poco originales somos! Y no nos equivoquemos, son sitios que hay que ir si o si, pero Berlín es mucho más.

Si lo que buscas es algo más original para completar tu viaje. Aquí te proponemos sitios en los que no habías pensado o quizás no sabías de su existencia.

Ten en cuenta que la ciudad de Berlín tiene hasta unos 360 museos distintos. Así que prepárate a ver cosas, sin olvidarte de una buena cervecitas para hidratarte, claro está.

Acuario en el Jardín Zoológico

Un destino ideal para visitar en familia pero también uno de los lugares favoritos de la ciudad es el Zoo berlinés, donde podrás encontrar tanto el Zoo Acuático un total de 9000 especies en más de 800 terrarios y acuarios. Reptiles, serpientes y moluscos conviven juntos.

Pero si quieres vivir algo único, te recomendamos que te relajes junto a tus amigos en la entrada del parque, donde hay una piscina llena de koi japonesas. Un sitio donde grandes y pequeños se reúnen metiendo las manos en sus aguas, pues a esta especie les encanta que les acaricien y les den de comer.

Palacio Sanssouci

El palacio de Federico el Grande, S.XVIII, que cambio la historia de Prusia. Un palacio construido en 1745 y 1747, convirtiéndose en el palacio de verano del monarca. El cual decía que le bastaba con que durara lo que durara su vida. Por suerte este monumento aún sigue en pie, conservando su forma original aun hoy, aunque gracias a su conservación luce mejor que nunca.

Observatorio astronómico Wilhelm-Foerster-Sternwarte + planetario Planetarium am Insulaner

Una combinación única en Europa que une el observatorio astronómico junto a uno de los planetarios más grandes. Lo que permite que días descubiertos tanto días de mal tiempo se pueda disfrutar de las mejores y más maravillosas vistas celestes, tanto al aire libre como ficticio. Para que nunca dejes de mirar las estrellas.

 

Estas son solo algunas ofertas de los muchos sitios que Berlín te ofrece. ¡Que lo disfrutéis chicas!

 

Berlín

berlin-cathedral-and-550x288.jpg

Berlín es una de las capitales con más historia, en la que han ocurrido miles de conflictos, pero también punto de encuentro de personajes ilustres y grandes azañas. La capital alemana estuvo separada en dos hasta la caída de su famoso muro en 1989 y que trajo la reconciliación y el reencuentro de muchas familias que estuvieron separadas por ese muro.

Está situada en el nordeste de Alemania, a escasos 70 km de la frontera con Polonia. En ella viven más de 3 millones y medio de habitantes, no es una ciudad grande pero si la más poblada del país, y además pasan por ella multitud de ríos como Spree, Panke, Dahme, Havel y Wuhle.

Existen muchísimo lugares para visitar y alegrar la vista, por eso, en las siguientes líneas intentaré aconsejaros sobre algunos de ellos.

El Muro de Berlín es uno de los emblemas de la ciudad, visita obligada para todos los turistas y para aquellos que quieran intentar imaginarse cómo podía ser vivir separados por un gran muro de hormigón. Todo fue muy rápido, en la noche del 12 al 13 de agosto de 1961, el ejército actuó cercando calles y trenes que iban a dar a Berlín oeste. Pero el que realmente mandó construir ese gran muro fue el gobierno de República Democrática Alemana. Al intentar cruzar esta gran barrera de 167,8 km de largo, cientos de personas perdieron la vida.

Hoy en día se guardan algunos tramos de ese muro que separó a dos grandes ideologías. El Checkpoint Charlie, por el que pasaron personas clandestinamente intentando sobrevivir.

Otro de lugares más famosos que no podemos dejar de visitar en Berlin es la Puerta de Branderburgo. Está sito dentro del tramo del Muro de Berlin, exactamente entre el muro y los cuarteles y torres de vigilancia de las autoridades policiales de la RDA. Hoy en día es un símbolo de reunificación y de conciliación.

El parlamento alemán y su sede, Bustestag fue rehabilitada en 1999, aunque más bien se `puede decir que fue reconstruido porque solamente se dejaron los muros exteriores. Uno de sus atractivos es su gran cúpula de cristal que puede ser visitada por todo el público. Una vez hemos llegado a la cúpula podremos disfrutar de una preciosa vista de la ciudad.

Si lo que nos gusta es la arquitectura sacra, nuestra próxima parada será la iglesia de Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche. Esta joya arquitectónica situada en el centro de Berlín, sufrió grandes desperfectos en los bombardeos de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. Solamente la torre sobrevivió a aquellos ataques y hoy en día en la parte más alta del edificio se puede oír repicar la Campana de la libertad o Freiheitsglocke. Es importante destacar que se puede visitar cualquier día de la semana y de manera totalmente gratuita.

Si queremos visitar un monumento de altura, ese es Siegessäule o Columna de la Victoria, sita en el parque Tiergarten. Este parque recuerda a los alemanes las tres victorias logradas por su país durante el siglo XIX. En lo más alto encontraremos a la diosa griega de la victoria, a Niké.

El Potsdamer Platz fue hasta los años 20 un punto muy conocido en toda Europa. Aunque en principio se iba a implantar un gran proyecto de construcción allí, hoy en día es un lugar lleno de centro comerciales y rascacielos sin fin.

Si nos gusta el movimiento, la gente, entonces te recomiendo que vayas al meollo de la ciudad, a Unter den Linden. Este es uno de los puntos de encuentro más concurridos. En este punto encontraremos la Academia de Arte, el archifamoso Hotel Adlon y las embajadas de Francia y Estados Unidos. Cerca de esta avenida, también se puede visitar la catedral católica de la ciudad.

Todavía quedan algunos resquicios de la República Democrática en Berlín como la plaza Alexanderplatz. Esta sita en lo que un día fue Berlín Este y en la que los gobernantes de la RDA dejaron su marca para siempre. Una de las curiosidades de esta zona es la gran antena de televisión que alcanza los 368 metros de altura y que se puede divisar desde cualquier punto de la ciudad. Como todo es aprovechable, en este momento dentro de esta torre funciona un restaurante que gira sobre sí mismo. Esta gran torre fue construida en 1960 y cerca de ella nos toparemos con la plaza del Ayuntamiento y la catedral protestante.

Para los amantes de los museos

En todas las ciudades del mundo hay museos que merece visitar y disfrutar. El museo Antiguo o Alter Museum situado en Lustgarten o el Neus Museum en elq eu se encuentra el cuerpo de la reina Nefertini, pueden ser una alternativa de ocio y cultura. También destacan otros como la Antigua Galeria Nacional, el Museo de Pérgamo o el Museo Bode. La suerte es que todos ellos están situados en mismo núcleo, en la llamada “Isla de los museos”.

Atenas 2ªparte

cidade-atenas-493x288.jpg

Monastiraki square

Atenas está llena de secretos y de lugares preciosos que visitar y uno de ellos la plaza Monastiraki. Está situada en la zona antigua de la ciudad, rodeada de calles estrechas y pequeñas en las que se suele celebrar un mercado típico de la capital griega.

Muy cerca, en el barrio Psyrri, podemos disfrutar de una gran variedad de bares nocturnos, clubes, pubs… que en los últimos ha alcanzado una gran importancia en lo que respecta a la vida nocturna.

Pero si lo que realmente os vuelve locos son las compras, en el centro histórico podréis encontrar más de 2500 tiendas de todo tipo de ropa y complementos. La calle Ermou es una de ellas, conocida por su gran volumen comercial.

Si visitamos Athinas Street, lo que más abunda en esta zona es el comercio de alimentos  de todo tipo. Aunque, también nos toparemos con el Ayuntamiento, el Mercado Municipal y una gran plaza llamada Kotzias

Atenas es curiosa, su historia y sus calles nos trasladan a otras épocas, y guarda en su interior barrios pintorescos como Makriyianni, Ano Petralona, Theseion, Cerámico y Metaxourgelo.

Centro de la ciudad

El centro histórica y sobre todo las plazas Syntagma y Ormonia, se caracterizan por tener grandes edificios neoclásicos. Tan impresionantes como el Parlamento griego y su famoso monumento al Soldado Desconocido al que protegen Evzones vestidos con traje tradicional.

Continuando en esta zona podemos visitar también el Palacio Presidencial y el estadio de uno de los equipos de fútbol griego más internacionales, el Panathinaiko Stadium. En este complejo deportivo se celebraron los primeros juegos olímpicos de la era moderna en 1896.

Aunque en principio los cementerios no son un lugar de visita turística, en el barrio de Mets, podemos encontrar el cementerio más antiguo de Atenas. En el se guardan cuidadosamente las monumentales tumbas de personas que pasaron a mejor vida. En sus adentros podremos disfrutar de monumentos realmente impresionantes de artistas del siglo XIX y XX.

Otra de las paradas obligatorias en esta ciudad monumental, es la visita a los edificios  de estilo neoclásico como la Escuela Politécnica y el Museo Arqueológico Nacional situados en la calle Patission. Además en el último se custodian tesoros muy valiosos de la era neolítica y romana.

Si te sientes artista y necesitas un lugar para encontrarte contigo mismo, entonces deberás acudir a Exarheia. Es uno de los barrio de Atenas con más encanto y punto de encuentro de artistas y estudiantes. Desde este punto, además, se puede subir a Lycavittos Hill. 

 

 

 

 

 

Atenas

grecia-atenas-532x288.jpg

Más que ser un lugar con historia, Atenas es cuna de esta Historia. Por no decir que se trata de uno de los destinos más bellos que podemos elegir para irnos de vacaciones. En este y el siguiente artículo, te contaré qué puedes ver en Atenas y qué la convierte en uno de los destinos más atractivos que puedas imaginarte.

Los restos arqueológicos dejan constancia de que Atenas ya existía en el primer neolítico y la Historia nos cuenta que en siglo V antes de Cristo –la “Edad de Oro de Pericles- era el más importante centro artístico y cultural del mundo conocido.

Por su situación y por su importa política, Atenas ha sido un enclave que ha estado siempre entre los más deseados por los conquistadores y, ya en 1834, la ciudad se convirtió en la capital del Estado de Grecia, con todo su encanto histórico y con la apertura de una ciudad moderna.

Los tres kilómetros de zona peatonal hacen de esta la más grande de Europa, y en ella se encuentran buena parte de los más importantes monumentos arqueológicos, así como las obras para conservarlos o recuperarlos.

El núcleo de la Historia

Comenzamos el recorrido en la Acrópolis, concretamente, en el templo de Zeus Olímpico, del sigo VI a.C. y uno de los más grandes de la época. Cerca de él, nos encontramos con el arco de Adriano, del siglo II de nuestra era y entrada simbólica de la ciudad.

Desde aquí, bordeamos la Acrópolis por el sur y vemos el antiguo teatro de Dionisos, medio milenio anterior al cristianismo. Casi podemos ver cómo como se representa a Sófocles, Eurípides o Esquilo.

Nombres de sabor olímpico

De la misma época, siguiendo la ruta, son las ruinas de Asklepieion y del segundo siglo antes de Cristo, la Stoa de Eumenes. El Odeón de Herodes Atticus se erigía en el 161 de nuestra era  y, a día de hoy es la sede donde tienen lugar las actuaciones del Festival de Atenas.

Desde este punto, subimos a la roca sagrada de la Acrópolis, entre cuyos célebres monumentos destaca el Partenón, sin podamos hacer de menos el templo de Atenea Nike, el museo del propio Partenón o la sobrecogedora vista de la ciudad. En trescientos metros tenemos más historia que muchos países en tres mil kilómetros.

La cuna de la democracia

Bajamos de la Acrópolis y llegamos al tribunal de justicia más antiguo del mundo, el Areópago, frente a que nos encontramos la colina Philopappou, con sus maravillosas calles empedradas y el monumento romano en la parte alta. No muy lejos está la Pnyx, donde podemos decir que l democracia pronunció sus primeras palabras.

Seguimos caminando y aparecemos en el Ágora, ahora sí, verdadero centro político, social y religioso de la polis. Desde aquí, por la calle Ermou, vamos a dar al Kerameikos, el cementerio más grande de la antigua Atenas. Impresionan, y mucho, sus esculturas y sus estelas. El Iridanos, río sagrado por entonces pasa entre los restos.

Más allá de la Acrópolis

Abandonando esta zona, tenemos alrededor importantes barrios, también cargados de Historia, como el Plaka, crisol de restos históricos de todas las épocas, pleno de monumentos y edificios cuya visita es casi obligada.

Por ahora, nos tomamos un descanso en nuestro paso por Atenas, pero es sólo un pequeño alto: una comida, una ducha y seguimos.

Londres: elegante y señorial

image034.jpg

Si estás buscado un destino para tus vacaciones y te gustaría visitar Europa pero no dispones de muchos días las mejor opción es elegir Londres, una ciudad cosmopolita repleta de posibilidades culturales y de ocio.

Sus conexiones son realmente atractivas con vuelos muy económicos y con gran disponibilidad de fechas y horarios. Una vez allí los medios de transporte terrestres son infinitos primando sobre todos ellos el metro por su excepcional funcionamiento y sus precios accesibles. Así, es posible visitar la ciudad en su integridad con un bono adquirido previamente con posibilidad de descuentos añadidos para ciertos colectivos.

Principales atractivos culturales:

En el ámbito cultural nadie discute su categoría en lo que a museos se refiere teniendo en su haber el Museo Británico con colecciones permanentes de gran presencia internacional que abarca todo tipo de estilos y creadores, National Gallery con las mejores colecciones de pintura europea de autores tales como Rembrandt o Van Gogh, The Tate Modern, uno de los mejores museos modernos del mundo con colecciones cambiantes de los artistas más importantes del momento y de gran transcendencia social así como obras claves de Henry Matisse o Picasso. Victoria & Albert Museum centrados en gran medida en la importancia del diseño con numerosos objetos pertenecientes al mundo de la cerámica, de la moda o de la joyería.

Visita a los principales monumentos:

Son muchas las opciones que encontrarás entre ellas destacan el London Eye, una noria espectacular con vistas de excepción para poder vivir una experiencia única en la vida desde las alturas, la abadía de Westminster, Trafalgar Square, el Parlamento, el Big Ben, Palacio de Buckingham y Downing Street.

Pero existen otras muchas opciones de ocio que son muy interesantes como el edificio de la Ópera, la Royal Opera House, el estadio del Chealse F.C, la televisión BBC con la posibilidad de realizar un tour personalizada por su interior o el Wimbledown Lawn Musseun con fantásticos jardines y las pistas de tenis más famosas del mundo.  

Las mejores compras:

Si eres un apasionado de las compras y de la moda esta es tu ciudad. Oxford Street es, sin duda alguna, una de las calles más completas que podrás encontrar con la presencia de las tiendas más famosas y con más repercusión, pero además podrás disfrutar de otras como Coven Gardent, Carnaby Street, Regent Street o Knightsbridge y sus conocidos almacenes Harrods.

Además viajar a Londres es barato, tenemos grandes ofertas en sitios como: www.edreams.es/vuelosbaratos

www.vuelosbaratos.es

y muchos más que podrás encontrar en los mejores buscadores. Ya sabes no te lo pienses 2 veces y vuela a Londres!!