El único edificio enteramente neobizantino de España

794px-Iglesia_de_San_Manuel_y_San_Benito_Madrid_16-794x288.jpg

El Barrio de Salamanca de Madrid es conocido por su alto nivel de vida ya que sus moradores se caracterizan por un nivel adquisitivo alto, de ahí que en él estén las tiendas más exclusivas (como en la conocida zona de Serrano cerca de la Plaza de Colón), pisos con precios de alquiler desorbitados, bares y restaurantes carísimos, tiendas de alimentación para gourmets y un ambiente que los madrileños describen con una sola palabra: pijo.
Pero reducir el barrio de Salamanca de Madrid a sus tiendas es faltarle al respeto ya que es mucha la belleza arquitectónica que alberga. De hecho, en él se encuentra el único edificio español levantado íntegramente en estilo neobizantino y que ha sido declarada por ello Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España: la Iglesia de San Manuel y San Benito. Su historia es muy curiosa como cuentan en su propia página web.

Historia de la  Iglesia de San Manuel y San Benito

En 1902, D.ª Benita Maurici, Vda. de Caviggioli, se comprometía con los Agustinos de la Provincia de Filipinas a donar los fondos necesarios para construir una Iglesia, que serviría de panteón para su marido difunto y para ella, así como un convento cuya planta baja se dedicaría a la instrucción gratuita de obreros y que gestionaría una fundación que llevaría el apellido de su marido.

Los agustinos accedieron de buen grado y aunque la donación se formalizó en escritura pública en marzo de 1904, la primera piedra se colocó oficialmente el 4 de mayo de 1903. Los trabajos, a cargo del prestigioso arquitecto D. Fernando de Arbós y Tremanti (1840-1916), académico de San Fernando culminaron en 1910 y el templo fue consagrado el 31 de diciembre de ese año por el Agustino Fray Francisco Valdés, obispo de Salamanca.

Fue el centro espiritual del Barrio de Salamanca hasta que en 1936 asesinaron a cinco religiosos, expulsaron al resto y transformaron la Iglesia en almacén, la sacristía y los locales anejos en economato, y el convento en sede del Comité Ejecutivo del Partido Comunista y residencia de milicianos afiliados al Partido.

Tras la Guerra Civil los agustinos regresaron para reparar los daños sufridos aunque algunas cosas no pudieron ser salvadas como la biblioteca, la sillería coral dotada de veintisiete sitiales tallados en nogal macizo y adornados con toques de oro, los confesionarios y la mayor parte del mobiliario del templo. Así como numerosos objetos que habían sido expoliados.

A esta Iglesia han ido a escuchar misa personajes tan ilustres como Muñoz Seca, Carlos Arniches, Gregorio Marañón, Concha Espina, Víctor de la Serna o Jacinto Benavente entre otros, así como muchas personas del pueblo llano puesto que es una auténtica maravilla arquitectónica que se puede contemplar en un silencio sepulcral.

Arquitectura de la  Iglesia de San Manuel y San Benitoneobizantino-madrid

Por fuera es un imponente edificio de mármol blanco que brilla hoy en día más si cabe gracias a recientes obras de restauración. En lo alto corona una preciosa cúpula de cobre rojizo decorada con arquerías ojivales ciegas, y en cuyo tambor hay dieciséis ventanales que dan al interior una luminosidad única. En lo alto de la cúpula hay una linterna coronada con una bola y una cruz.

El cuerpo central es octogonal y a su alrededor hay ocho torres decoradas con bonitos motivos y al lado de la Iglesia, unida a su cuerpo, una torre mucho más grande erigida al estilo de los campaniles italianos y que le confiere al conjunto una belleza exquisita.

Dentro, reina la calma en un espacio que brilla puro blanco resplandeciente por la luz que entra a raudales por la cúpula y que ilumina un magnífico interior en el que predomina el mármol blanco: en la espectacular imagen de Jesucristo de dos metros y medio de altura, las de San Agustín y San José, el altar central de mármol blanco de Macaél.

Pero no sólo hay blanco, sino bellos colores que decoran con un gusto exquisito la cúpula y las paredes de la Iglesia: motivos geométricos, mosaicos que representan escenas bíblicas, un versículo del salmo 85 en el tambor… todo ello realizado por la firma “Facchina et Cia.” de París. Hermosa como un sueño blanco con destellos de arco iris.

Hermoso también el órgano construido por la casa alemana “Walcker” de Stuttgart en 1910 y que fue restaurado en 1977 y el púlpito cuyo tornavoz está coronado por el “Águila de Hipona” con las alas desplegadas, como símbolo de San Agustín, maestro de oratoria sagrada.

Si deseas verla se encuentra en la calle de Alcalá, 83, en frente del Parque del Retiro . De hecho una de las fotografías más bonitas que se encuentran de ella son las tomadas desde el propio Retiro a través de las verjas de esa entrada. Y ya de paso puedes dar una vuelta por el Retiro, ver la montaña artificial y visitar la curiosa ermita que se encuentra al lado y a la que le dedicaré una entrada en otra ocasión.

¡Comparte!Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook