No te juegues a la ruleta el viaje de empresa

viajero_negocios-612x288.jpg

Si, apenas pasado el aniversario del nacimiento de Copérnico incido en el mundo es redondo, me vas a decir que el “Capitán Obviedad” puede irse a dar una vueltecita. Y con razón. Pero la afirmación me viene muy bien para introducir un tema del que hoy me gustaría hablarte.

Un matiz: el mundo no es redondo: es esférico (vale: achatado por polos, que todo hay que decirlo), de modo que no es una ruleta para jugarnos al azar a dónde y en qué condiciones vamos a realizar nuestro viaje de empresa ¿Has visto qué bien nos ha venido que Nicolás Copérnico naciera un 19 de febrero?

Si llegara a haber nacido por estas fechas Galileo Galilei, la entrada de este escrito habría sido triunfal, con la frase “Y sin embargo, se mueve” para invitarte a que te muevas, a que no dejes de lado cualquier detalle que pueda incidir en un viaje en el que te juegas, desde dentro, la satisfacción de tus empleados y, desde fuera, la imagen de tu marca.

Tengamos en cuenta que… ¡Todo!

Como hoy tengo el día un poco introspectivo (o sea: tonto), vamos a planificar el viaje de empresa desde dentro, sin que nos importe, por ahora qué dirán nuestros clientes o nuestra competencia.

Y para idear el viaje, vamos a tener en cuenta tres factores: cuánto nos queremos gastar, qué objetivo tiene el viaje y quiénes van a participar en él. Son muchas más las variables que deberíamos tener en cuenta, pero tampoco es cuestión de escribir un libro, de modo que nos quedamos con esas tres.

¿Cuánto? Todo

A la primera pregunta, por cierto, ya te voy respondiendo yo: no se trata de cuánto quieras gastarte, si no de que te gastes cuanto puedas permitirte. Que sí, que estamos en muy mala época para hablar de gastos, pero, realmente, un viaje de empresa es una inversión. Piénsalo: el hecho de salir tiene una serie de objetivos que, si se cumplen, redundarán de una manera u otra en el gran objetivo de la empresa: hacer más dinero.

Hablando de objetivos: ¿cuáles tiene tu viaje? No es lo mismo unir o cohesionar a un equipo que buscar que tus empleados se relajen o se den la gran juerga. De esta forma, no podemos pretender que se lo pasen en grande en un caserón en la cumbre de una montaña en mitad de la más absoluta nada, del mismo modo que no cabe esperar que el equipo se una mientras el buitre de Rodríguez trata de llevarse a la cama a una señorita estupenda cuyo novio es el portero de la discoteca. A no ser que salir corriendo en manada delante del iracundo novio se considere un trabajo en equipo.

Prohibido improvisar

Una vez que estamos seguros de cuánto podemos invertir y de qué se pretende mejorar con el viaje, pensemos en quiénes van a asistir: no tiene mucha razón de ser mantener a un grupo de personas de 20 años aislados durante siete días en un monasterio, del mismo modo que no lo tiene llevar a unos señores que está a dos días de la jubilación a practicar rafting.

Con todo esto quiero decir que, por placenteros que puedan llegar a ser, los viajes de empresa han de estar vetados a un muy mal compañero: la improvisación. Han de tenerse en cuenta todos los factores, por nimios que parezcan.

Es cierto que no es fácil atender a todo ya todos, pero por eso existen empresas, agencias especializadas en este tipo de viajes que nos pueden facilitar, por un módico precio, la labor. Claro que, para que la iniciativa tenga éxito, debemos dejar de verla como un gasto y pensar en ella como lo que es.

Repite conmigo: in-ver-sióóóón…

Recortes de plantillas en los aeropuertos

3661162220_f5b2985a0b_m.jpg

Hay una serie de aeropuertos en España que no llegan a un mínimo de viajeros anuales, el mínimo de pasajero estaba estipulado en el año 2011 en 500000 pasajeros por lo que aquellos aeropuertos que no llegaron a esa cifra tendrán que soportar una serie de medidas para reducir costes y hacerlos más rentables o por lo menos que no pierdan dineros.

En España hay un total de 17 aeropuertos, y algunos de ellos van a ver reducido sus horarios entre los que se encuentran 10 aeródromos de la geografía española algunos de esos ejemplos son Burgos, Melilla, Córdoba, Vitoría, Valladolid… Todos ellos están dentro del plan ministerial y cuyos ajustes de horario comenzaron a sentirse el pasado 23 de agosto, en algunos casos y otros tendrán que esperar al otoño, de todas formas  habrá que ver en que se traduce el recorte de personal porque habrá gente que se tenga que ir al paro, pero sus funciones no las asuma nadie y eso puede tener consecuencias más negativas que positivas.

El Ministro de Fomento ha comunicado que a pesar de la reducción de los horarios siempre tendrán que estar operativos para posibles emergencias o traslados de órganos. Este gobierno justifica el recorte en que existen aeródromos que están todo el día abiertos y solo tienen un vuelo al día por lo que todas las horas a mayores del vuelo realizado son un gasto innecesario.

Las consecuencias de estas medidas habrá que observarlas durante los próximos meses, mientras dure el verano el trasiego de pasajeros posiblemente se mantendrá pero según llegue el otoño y/o el invierno es posible que se reduzca. En el caso de Castilla y León que tiene en el plan Ministerial los aeródromos de Burgos, Valladolid, León y Salamanca, es muy posible que el gran beneficiado sea el de Valladolid porque aunque le reduzcan el horario va a tener más tiempo de apertura que el resto de aeropuertos de la comunidad por lo que es posible que pasajeros que normalmente viajan desde Burgos o Salamanca se acerque al aeropuerto de Valladolid.

Todos los aeródromos que se encuentran en este plan pueden salir de él si se aumentan el número de viajeros, y se llega a la cifra mágica de 500000 a lo largo del año si esto es así se pasará de nuevo a la situación inicial. Con los ajustes que está realizando AENA se ha reducido 50 millones de euros según palabras de la ministra Ana Pastor, esto es gracias a que se ha reducido en costes considerados superfluos y que se ha licitado y sacado a concurso todo aquello que consideraban que era posible reducir costes.

Enlairament

Trabajar en verano en Hosteleria y Turismo

El verano es una muy buena época para encontrar empleo, gracias al turismo, mientras unos se van de vacaciones, otros aprovechan para buscar trabajo relacionado con el sector turístico. La búsqueda debe comenzar en Semana Santa, muchos de los que trabajan esos días, si convencen y gustan al empresario tienen muchas posibilidades de cubrir  los puestos vacantes de la temporada de verano.

Si nuestra posición es que lo hemos decidido ahora, y en este momento, en el mes de junio emprendemos la búsqueda también tendremos nuestra oportunidad de encontar trabajo.

Los trabajos que se ofertan en esta época, son de camarero, ayundante de cocina, cocineros, camareros de pisos, personal de limpieza, recepcionistas, botones, maitres, guías turísticos, monitores de ocio y tiempo libre, animadores turísticos…

Algunos de estos puestos de trabajo no requieren formación, como es el caso de personal de limpieza, otros por el contrario será necesaria una formación acorde al puesto al que se quiera aspirar por ejemplo cocinero/a, y en otros será requisito indispensable la experiencia (maitres).

Además de la formación y la experiencia deberemos reunir otros requisitos como el conocimiento de idiomas, independientemente que vayamos a quedarnos en España, o vayamos a irnos algún país extranjero. El trabajo en lugares turísticos, sobre todo de costa, supone el contacto inevitable con personas inglesas, alemanas, francesas, holandesas… por lo que será necesario como mínimo tner unos conocimientos básicos de comprensión y conversación en inglés.

Otra de las cuestiones que debemos de valorar en nuestra búsqueda, es el cambiar de residencia. Para aquellas personas que residen en lugares turísticos lógicamente no será necesario, pero para aquellos que vivan en lugares de interior que casi no exista oferta turística será necesario moverse  o sino se complicará la búsqueda de trabajo.

A nivel individual también se nos exigirá unas características no solo los conocimientos de idiomas, o el saber hacer nuestro trabajo, también será necesario ser sociables, extrovertidos, educados, dinámicos sobre todo las personas que estén de cara al público, estos aspectos están relacionados con el carácter que tengamos, pero existen otros relacionados con la forma de hacer, como es el ser activos, dinámicos, trabajo en equipo, pacientes, imaginativos, resolutivos… Todo esto es muy importante porque es un sector muy exigente.

La búsqueda de empleo la podemos orientar a través de internet, en las páginas propias de cada región, ahí a diario publican algunas ofertas relacionadas con el turismo y la hostelería. A nivel nacional tenemos la página http://www.infojobs.net/ donde viene ofertas de todos los puntos de España y existe otra página web dedicada exclusivamente a este sector http://www.empleoenturismo.com

Si lo nuestro es ir a la aventura podemos ir a la ciudad que nos interese y comenzar a echar curriculums en todos los sitios que nos vayamos encontrando.